México a punto de vencer a China como principal proveedor de EE.UU.

Las importaciones estadounidenses provenientes de China disminuyeron 12,5% entre enero y agosto, informó el viernes la Oficina del Censo de Estados Unidos, mientras que las compras a México -el segundo mayor proveedor de bienes a EE.UU.- registraron el mayor aumento.

Los datos mostraron que la escalada en la guerra comercial entre las dos economías más grandes del mundo está brindando oportunidades para otros exportadores. China sigue siendo la principal fuente de importaciones de EE.UU., pero su liderazgo sobre México, que ocupa el segundo lugar, está en riesgo a medida que se reduce la brecha entre ambos.

Las importaciones de China cayeron US$43.250 millones respecto del mismo período de 2018, mientras que las compras a México aumentaron 5,5%, o US$12.400 millones. Entre otros países que registraron un gran aumento se cuenta Vietnam, con un alza de 34%, o US$10.900 millones, suficiente para que avance del puesto 12 al 7 en la lista de proveedores de EE.UU. Los seis primeros lugares del ranking no se modificaron.

El déficit comercial de Estados Unidos aumentó más que lo previsto durante agosto, pero las importaciones desde China volvieron a caer por el efecto de la guerra arancelaria, indicó el viernes el Departamento de Comercio.

El saldo de los intercambios de bienes y servicios de Estados Unidos con el resto del mundo se situó en -54,890 millones de dólares, un aumento de 1.6% respecto al mes anterior.

En agosto, las exportaciones estadounidenses aumentaron 0.2%, a 207,900 millones de dólares, pero las importaciones han crecido con más velocidad: 0.5%, a 262,800 millones de dólares, profundizando el déficit mensual. Los analistas esperaban un déficit menor, de -54,400 millones de dólares.

Para los tres primeros trimestres, el déficit comercial de Estados Unidos con el resto del mundo creció 7.1 por ciento.

El déficit comercial de Estados Unidos con México se redujo 5.61% el pasado agosto, cuando sumó 8,400 millones de dólares respecto a los 8,900 millones del anterior julio, informó el departamento estadunidense de Comercio.

La cifra se da en el marco de descensos del déficit comercial estadunidense con sus principales socios comerciales, aunque el total creció 900 millones de dólares, 1.66% en relación a julio, en su primera alza en tres meses.

Por países y regiones los déficits mayores correspondieron a China con 28,900 millones de dólares que significaron una reducción de 2.36% en relación a los 29,600 millones de dólares de julio.

Con la Unión Europea se registró el segundo déficit más alto en agosto, por 15,600 millones, inferior en 1.88% a los 15,900 millones de julio, mientras que el tercer más alto fue con México, señalaron las cifras difundidas este viernes.

En cifras totales las exportaciones estadunidenses crecieron 0.2% y se ubicaron en 207,900 millones, mientras las importaciones aumentaron 0.5% y sumaron 262,800 millones, para un déficit total de 54,900 millones de dólares.

En términos anuales, el déficit comercial estadunidense subió 28,300 millones de dólares, 7.1% respecto a agosto de 2018, con las exportaciones en caída de 0.2% e importaciones al alza de 1.2 por ciento.

El reporte se da la semana previa a que Estados Unidos y China efectúen en Washington su ronda de negociación número 13, con el objetivo general del gobierno de Donald Trump de reducir el déficit comercial con China.

Un breve comentario de la cadena ABC señala que economistas destacados hacen ver que el déficit comercial estadunidense resulta de fuerzas económicas que no responden en mucho a cambios en la política comercial.

En pocas palabras, Estados Unidos consume más de lo que produce y ese faltante lo llenan las importaciones, a lo que se suma la persistente fortaleza del dólar en relación al resto de monedas del mundo.

Se trata de la voluntad estadunidense para gastar a pesar de la debilidad en el crecimiento global y la incertidumbre por la guerra comercial en curso entre Estados Unidos y China, acota por su parte The Wall Street Journal.

Agrega que el gasto de los hogares estadunidenses se mantiene relativamente fuerte, mientras las manufacturas se encuentran con debilidad, igual que muestran datos provenientes del mismo sector en Europa y Asia.

*Fuente:https://www.infobae.com/

Deja un comentario