El Canal de Suez y lo que falta por venir….

Seguramente usted, experto en temas de Logística Internacional y de transporte marítimo, estuvo al tanto del atasco del buque Ever Given en el Canal de Suez que bloqueó por más de seis días el tránsito de una cantidad enorme de buques que usan esa ruta, dejando varados más de 400 buques cargados de múltiples mercancías e incluso animales, lo que causó una gran cantidad de pérdidas millonarias.

Afortunadamente, el día 30 de marzo, el Canal de Suez fue liberado, gracias en gran parte a que, por los efectos de la luna, la marea subió; esto, añadido a todo el trabajo de sacar arena alrededor de la proa, hizo posible reflotar el buque.

Ante la complejidad de sacar al buque desde donde se encontraba encajado, se consideraron múltiples opciones, una de la cuales fue la de descargar contenedores para aligerar el peso y hacer que flotara, pero era un riesgo que podría haber destrozado el buque cargado a su máxima capacidad de 18,000 contenedores o más.

El problema era tan grande que participaron equipos de ocho expertos de Holanda, de los más reconocidos de salvamento a nivel mundial, pero como mencionamos, fue la subida de la marea y los trabajos realizados los que finalmente ayudaron a destrabar el buque.

Los propietarios de los buques aún no han declarado ni fuerza mayor ni media general, lo que obligará a los propietarios de carga del buque Ever Given a colocar bonos en efectivo para liberar carga a menos que sus envíos estén asegurados.

Y ahora viene lo más interesante para la industria de la carga marítima: declarar que el hecho fue un Acto de Dios, Force Majeure, o una falla humana; si esto ocurre, será turno de las aseguradoras repartir la responsabilidad.

 

Como el buque esta registrado en Panamá, será este país quien conduzca la investigación de las causas del accidente, a menos que Egipto, como propietario del Canal, decida hacerlo.

Pero lo importante ahora es cómo se repartirá la responsabilidad, pues existe un entendimiento general, dependiendo de lo que se declare, que dejará libre a una parte, excluyendo a la de los contratos de transporte.

Es importante recalcar que estos accidentes pueden hacer responsables a todos los embarcadores con contenedores a bordo del buque siniestrado; es decir, la responsabilidad se comparte entre todos los dueños de los contenedores a bordo.

Las leyes de la navegación marítima provienen de épocas milenarias y un tema muy ilustrativo es aquel que en caso de que el barco tire al mar parte de la carga para mantenerse a flote, tendrá un cargo compartido para compensar a los “sacrificados”.

Son reglas muy complejas, pero un siniestro igual a este o menor, nos lleva al tema de los seguros. Los embarcadores deberán tener en cuenta esas reglas de Force Majeure como parte de los riesgos a incluir en las coberturas, no sólo robos de mercancías o daños a los equipos del buque, contenedores, etc.

Tal como cuando en las carreteras un camión es robado o se accidenta, cuando se trata de daños a un contenedor, el dueño de las mercancías es quien debe responder. Por eso es recomendable asegurar no sólo sus mercancías, sino el contenedor mientras se encuentre bajo su control. Las primas son bastante bajas y usted tendrá una gran tranquilidad.

Fuente: Transport Acción, S.A.

 

Updated: 18 abril, 2021 — 10:07 pm

Deja un comentario